Nuevos mercados para el gas ruso: ¿hay vida sin ventas a Europa?