No más carbón ruso: la Unión Europea vuelve a remover el panorama energético mundial