La UE con el gas ruso: una indecisión que sale cara (para todo el mundo)