La UE, enganchada al uranio ruso (más que al gas, petróleo y carbón…)