Malabares mediáticos para no decir “fascista”